cerrazón

Mi abuela, doña Angela Ramos, tenía entre tantas otras virtudes, la de recordar muchos refranes y dichos populares que viene a ser mas o menos lo mismo. A lo largo de los treinta y tantos años que compartimos en esta vida pude aprenderme algunos, hubiera tenido que aprenderme más pero esas cosas que se tienen, que parece que nunca te van faltar y de puro cómoda nomás no me los aprendí.

A veces inventaba historias para poner en contexto un determinado dicho, nunca pudieron ser ciertas esas anécdotas, además tenia un gesto en la boca cuando mentía y esas dos arruguitas que se le marcaban en la comisura de los labios, inevitablemente,  la delataban.

Una de esas cosas que decía recurrentemente era “hoy hay cerrazón”, lo decía claro en los días en que había cerrazón. Las primeras veces que se lo escuché decir no lo entendí del todo, en realidad, poco a poco y conforme lo fui escuchando fui completando el concepto hasta que finalmente en algún momento lo comprendí por completo.

A partir de entonces y especialmente desde su ausencia cada día que hay cerrazón, pienso “hoy hay cerrazón”. (1. f. Oscuridad grande que suele preceder a las tempestades, cubriéndose el cielo de nubes muy negras. 2.f. Incapacidad de comprender algo por ignorancia o prejuicio. 3.f. Obstinación, obcecación. 4.f. Fon. Cualidad que adquiere un sonido al cerrarse los órganos articulatorios. 5.f. Arg., Bol. y Ur. Niebla espesa que dificulta la visibilidad.).

Paisaje_arbol