marisa ramos

microrelatos, como la vida

Mes: diciembre, 2014

Sueño, la abuela Ángela y los naipes.

Mi primer reblog porque la abuela Angela tambén es mi abuela y tampoco nunca me dijo que no

Gastón Ramos

Hoy tuve un sueño que creo se me repite bastante, el sueño es así: voy caminando por una calle que empiezo a reconocer poco a poco, las casas me parecen familiares, luego veo una casa y me doy cuenta que es la casa es un vecino conocido de algún lado llego a la puerta de la casa a la que me dirigía ( no la del vecino) y es la casas de la abuela, cuando entro me atiende la Abuela que para mi sorpresa está viva!, dado que el sueño transcurre en la actualidad y no en el pasado y mi abuela hace rato que se fué a algún lugar dónde quiera que van las personas excelentes. Volviendo al tema de la sorpresa ella está bastante más vieja por el obvio paso del tiempo pero en el sueño de anoche la ví con más canas que en los sueños anteriores…

Ver la entrada original 151 palabras más

Rosario siempre estuvo cerca

Durante muchos años, casi toda mi vida diría, me tomé muy en serio la intrínseca rivalidad entre santafesinos y rosarinos, ellos tan querer ser porteños y nosotros tan pueblo grande.

No recuerdo en absoluto cual fue el primer acontecimiento que me hizo tomar posición, esto de afirmar que los rosarinos son pedantes, que sangran por la herida por no ser capital de la provincia y que de ningún modo sus mujeres son las más bellas.

Siempre la broma rápida y la palabra justa al momento de hacer honor a los valores santafesinos y sin embargo la vida te lleva cual barca en medio del mar, te lleva, te trae, te empuja y te pone a la deriva a  veces. En medio de eso andaba cuando Rosario comenzó a acercarse, estas dos horas veinte en colectivo fueron cada vez mas breves y cual efecto dominó una cosa llevó a otra y casi sin darme cuenta dejé de marcar la diferencia. Un grupo de gente y algunos lugares recurrentes empezaron a sumarse a mis entornos cotidianos y que te esperen es muy lindo, y sí Rosario siempre estuvo cerca…

100_5104

oídos tapados

Qué cosas no querrás escuchar me dijo una amiga cuando le contaba que tenía tapados los oídos.

Como todos los años más o menos en esta época se me tapan los oídos y el trámite es simple, voy al médico y con su aparatito succionador quita la cera y a los pocos minutos la audición vuelve a ser perfecta.

Aparentemente es una predisposición genética, varios miembros de la familia somos grandes productores de cera y una vez al año se nos tapan los oídos. Tal vez mi amiga tenga razón y sea tan solo una metáfora, quizás haya cosas que a esta altura del año ya no quiera escuchar. De un modo u otro la anécdota es que estuve dos días sin oír y paradójicamente uno de esos días coincidió con mi visita al oculista para renovar mis lentes, parece que además de no querer escuchar tampoco estaba viendo bien.

oido