marisa ramos

microrelatos, como la vida

Mes: noviembre, 2014

como una rueda

No soy ni tan desinhibida como parezco ni tan segura como muchos creen. Heredé de mi papá las lágrimas sensibles asi que suelo llorar por cualquier motivo, de tristeza, de impotencia pero también de alegría. Simples emociones que te va dando el día.

Me despierto todos los días a la misma hora bastante temprano no por ritual sino porque con los años las personas empezamos a dormir menos, es como si el cuerpo empezara a percibir que al resto hay que vivirlo más despierto.

Algunas cosas esenciales las he tenido en claro desde siempre, una de ellas es hacer lo que me gusta, disfrutar de mis actividades por sobre todas las cosas y esto muchas veces ha tenido un costo muy alto pero siempre he tenido el empeño de elegir el camino menos transitado contra eso ni yo misma he podido.

La terapia me ha ayudado a entender que en un proceso serio y  a conciencia una cambia inevitablemente y que la realidad se empieza a modificar, eso es buenísimo pero a veces te lleva a elecciones que nunca hubieras querido hacer.

Ya en esta fecha empiezo a pensar en el fin de año, trato de imaginar el fogón de los deseos, ese fueguito que cada 31 hacemos con mi familia en donde soltamos lo que molesta y le ponemos intención a lo que anhelamos. Y no creo que haga balance, no vale la pena a estas alturas lamentarse ni celebrar nada, lo que trajo el año fue muy bueno y no tanto a  veces, pero la vida entera es eso, como una rueda, subís bajás, subís, bajás, así todo el tiempo. Y cada uno tiene su propia rueda.

Y en el siguiente link el monologo de Antonia San Juan “La Agrado” en “Todo sobre mi madre”

https://www.youtube.com/watch?v=iBh2PGBDn1Q

Anuncios

foto de perfil

“Postura en que no se deja ver sino una sola de las dos mitades laterales del cuerpo”

“Conjunto de rasgos peculiares que caracterizan a alguien o algo”

“Complementos y retoques con que se remata una obra u otra cosa”

Estas son tres de las 14 definiciones propuestas por la R.A.E sobre la palabra “perfil”.

Yo lo que primero imagino en referencia a la palabra perfil es “idea de” “rasgos que representan a” o algo similar a ello, es decir en lo que pienso inmediatamente después de leer o escuchar la palabra perfil es en datos que me acerquen lo mas precisamente posible a una persona u objeto.

Y en relación a esto si sigo con las asociaciones libres cuando me hago amiga de un nuevo contacto de Facebook lo primero que miro es su álbum de fotos de perfil, esto para mi es una dato sumamente importante, me está dando mucha data, por qué? Porque si tiene fotos reales ya es un dato a favor ahora si tiene florcitas, plantitas, perros, gatos o escudos de equipos de futbol ya me resulta de dudosa credibilidad, no me pregunten por qué, pero ya me aleja unos cuantos metros.

A mi me gusta la gente que da la cara, que pone su hermosa cara, de perfil, de frente, cuerpo entero, sola, abrazada a alguien, riéndose a carcajadas, frunciendo el ceño, haciéndose el payaso o creyéndose un súper héroe, lo que sea pero necesito verle los rasgos humanos para intuirle el alma.

delaandrew

de cómo una pasajera te puede arruinar un viaje

La rutina es de lo más simple te acercás a la ventanilla, sacás el pasaje, esperás unos minutos, el colectivo arriba , los pasajeros se ubican unos detrás de otros, ofrecen el pasaje al conductor lo corta en dos te entrega tu parte y te dice “29 arriba”. Hasta ahí todo bien, una escena simple, casi cotidiana, sin percances, sin estridencias.

Subís, ubicás tu asiento, comprobás que el boletero efectivamente te dio “pasillo” como se lo pediste, en ese instante sos felíz, acomodás tu mochila, te sentás, revisas el celu por ultima vez, acción inútil ya que  lo habias revisado dos minutos antes de subir, reclinás el asiento, te sacás los lentes, te acomodás moviendo la cadera levemente para un lado y para el otro, hechas una ultima mirada a la terminal como si fuera la ultima vez que lo hicieras, cerrás los ojos, movés los hombros para un lado y para el otro y pensás bueno me duermo un par de horitas, que lindo…

Pero no…

Resulta que en el asiento de adelante, en el lado de enfrente o sea en diagonal a vos una mujer joven, supongamos 33 años por ponerle la edad de cristo y sin mas descripciones físicas para no caer en ningún estereotipo es una gran simuladora, mientras se acomoda no da ningún tipo de indicio de que en las dos horas veinte minutos restantes te hará participe de su vida, te va a involucrar en sus problemas y te hará  testigo de sus lagrimas.

Durante dos horas veinte minutos todos, absolutamente todos, los 45 pasajeros prisioneros de esa situación escuchamos como “ella”, habló con su novio, se peleó con su inquilina, lloró con su padre, discutió con su jefa, charló de lo mas campante con su mejor amiga y culminó el trayecto consultando su saldo a movistar.

Menos mal que no viajé a Bariloche.ejecutivog

pelotita de tenis

Probablemente suene raro, pero varias veces en la vida me he encontrado pelotitas de tenis en la calle, pegadas al cordón y en la vereda. Siempre me gustó encontrarlas porque me gusta pasar el rato pateándolas contra una pared o haciéndolas rebotar en el piso con las manos, puedo pasar ratos muy largos en este ejercicio autómata, me gusta, lo disfruto,  porque me transporta a mi infancia en donde pasaba horas dándole a la pelotita y en ese momento no sé a dónde me transportaba pero la sensación es la misma aquella que ésta. Hoy, precisamente hoy, salí a la puerta de mi casa, a la vereda y una pelotita de tenis hermosamente verde estaba ahí esperándome. Me parece que vino a decirme algo.

pelota de tenis

el olor de mis amigas

Me gusta que mis amigas vengan a mi casa porque cuando se van dejan su olor por todos lados. No sé si responde netamente a alguna cuestión física, yo de lo que hablo es del olor de sus palabras, del olor de sus ojos, del olor de sus carcajadas. Mis amigas tienen eso andan aromando mis días.

amigucha